Seguimos dando bandazos sobre el modelo de ciudad, el modelo de Málaga, en todo aquello que nos supone el crecimiento y la transformación de Málaga. A golpe de talonario vamos recreando la ciudad de acuerdo al inversor que traiga el dinero suficiente como para hacer algo que salga muy bien en la foto.

Y quiero recordar el puerto en el Balneario, en los Baños del Carmen. Como una gran propuesta hotelera decidía qué hacer en este espacio de la ciudad. Un hotel que con las plusvalías que generaba realizaba una intervención creando un puerto y zonas comerciales, que también le beneficiaban en el modelo de negocio que establecía. Fue una bonita foto hasta que la Asociación de Vecinos de turno se plantó diciendo “el parque es nuestro y no se toca”.

Lo mismo ha pasado con muchas intervenciones anunciadas a bombo y platillo que luego han quedado en fotos que todavía podemos encontrar por internet, para el sonrojo de algunos.

“Torre del Puerto”

Pero tenemos dos claros ejemplos de actuaciones a gran escala a golpe de talonario que se suceden en este momento en Málaga. Las dos actuaciones vienen del entorno del puerto. Este lugar tan apagado durante décadas. Tras su primera renovación, tanto conceptual como física, nos dejé el muelle uno, el dos y la terminal de cruceros.

Uno de ellos es la Torre del Puerto, que siguiendo lo que dice la ley, y un procedimiento exhaustivo que cansa al más persistente, hizo la propuesta, se aceptó, se sacó a concurso, se adjudicó, tiene el aval y respaldo económico de inversores, y en algún momento le dirán puede usted empezar a construir.

“City de Málaga”

El otro es la mal llamada “City de Málaga”, en el puerto, porque no queda más sitio libre pegado al centro de la ciudad. Es un brindis al sol, de tertulianos de café, con infografías de Spiderman. Y esa es la realidad, tratar de entender este espacio de la ciudad como una propuesta transparente (porque lo dicen las imágenes) que luego será totalmente opaca, que se manifiesta totalmente opuesta al barrio del Soho, no solo en su forma, sino en su contenido. Con todos esos miles de coches circulando para llegar a su aparcamiento durante todas las horas de día, que si le han puesto problemas de congestión de tráfico a la Torre del puerto, no me quiero ni imaginar el informe de los miles de metros cuadrados de oficinas y comercios, y de sus miles de automóviles. Por supuesto que ya tiene a la Asociación de Vecinos diciendo que no. Y al puerto también.

Estos bandazos son simplemente por no tener un modelo de ciudad, un modelo de Málaga, que nos indique cuales son los objetivos, donde el consenso y la participación ciudadana sean líneas estratégicas de trabajo, y donde canalizar de forma coherente la inversión. Por cierto, mejor terminar primero con la inversión pública paralizada en el barrio del Soho.

El modelo de ciudad, el modelo de Málaga

En el Estudio de Arquitectura de Manuel Navarro, apostamos por Málaga y la arquitectura. La innovación, la sostenibilidad y la planificación deben ser los pilares fundamentales que nos guíen. Recuerda, nos encontramos en Calle Victoria, 7, 2 i, 29012 Málaga. Te esperamos